Como desplegar una red de medición wifi

El despliegue de un sistema de medición basado en wifi es quizás el método más sencillo y económico de obtener información sobre nuestros clientes en los puntos de venta.

Se basa en la utilización de sensores que amplian una red wifi existente. Los sensores funcionan como pequeñas antenas captando la señal de otros dispositivos.

Cómo funcionan los sensores wifi

Los sensores wifi detectan los teléfonos de los usuarios que visitan nuestro establecimiento o pasan por delante de él. Los teléfonos móviles intentan conectarse a la red wifi. Durante este intento de conexión, el sensor es capaz de captar la dirección MAC del teléfono (una MAC es un identificador único que tienen todos los dispositivos que se conectan  a Internet). Al ser único podemos asociar la MAC a un terminal móvil, de forma que si en un fututo detectan el terminal de nuevo podemos deducir que se trata de la misma persona.

La capacidad de asociar MAC a individuos es una de las características más interesantes de la medición mediante wifi, ya que permite crear perfiles de compra y saber la recurrencia de los mismos, es decir cuántas veces una persona visita nuestro establecimiento/s y durante cuánto tiempo.

Otra característica de la medición wifi, es que los sensores son capaces de medir la intensidad de la señal que reciben. Esto que podría parecer una nimiedad nos permite saber si una persona entra en nuestro establecimiento o simplemente pasa por delante de él. Utilizando más de un sensor podemos saber incluso las zonas que transita dentro de la tienda.

Instalación de los sensores wifi

Su instalación es realmente simple, al ser sensores muy pequeños, 5×5 cm los podemos instalar en cualquier lugar, tan solo debemos disponer de un toma de red. Se alimentan mediante corriente continua proveniente de un pequeño transformador. Si no se dispone de una toma de red eléctrica cerca del sensor, también se pueden alimentar mediante un Poe (la electricidad se suministra mediante el propio cable de red).

Consumo de los sensores

Los sensores consumen muy poco nivel de energía como de ancho de banda, el sensor compacta la información a transmitir y la envía cada 30 segundo ocupando unos 15Kbytes por transmisión. Teniendo en cuenta que un establecimiento medio no tiene más de 2-4 sensores, el ancho de banda es realmente bajo y más si se utilizan conexiones ADSL o de fibra óptica.

Seguridad del sistema

En caso de fallo del sensor  la sustitución es realmente simple, tan solo debe desconectarse el sensor del cable de alimentación, la conexión de red y sustituirlo por uno nuevo.

La seguridad de estos sensores es muy alta, aunque están conectados  Internet no realizan ninguna función de encaminamiento de paquetes con lo que es realmente improbable que sean utilizados para realizar algún tipo de “hacking”. En caso de vulnerabilidad los sensores podrían ser actualizados eliminando las posibles inseguridades.

Los niveles de radiación son inferiores  a los que puede emitir cualquier router wifi cumpliendo con los estándares internaciones, pudiéndose desplegar en cualquier país.

Cuantos sensores necesito

El número de sensores depende del tamaño de los locales donde queremos realizar la medición. Normalmente se  utiliza un sensor para espacios inferiores a 150 metros cuadrados, para espacios de mayor tamaño o con muchas salas, se puede instalar más de un sensor identificando cuáles son las zonas más rentables de los establecimientos. Las empresas del sector textil suelen instalar el segundo sensor en la zona de probadores para saber cuánta gente realmente se está probando sus prendar y obtener ratios de conversión.

Para ser un dispositivo tan pequeño y económico realmente nos está proporcionando mucha información. Si os interesa el tema os recomiendo que también leas el artículo “como interpretar las estadísticas de las visitas off-line”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *